En la mañana de hoy, y en solemne ceremonia, el pontífice y cabeza de la iglesia, el papa Francisco, ha otorgado por primera vez en la historia de la cristiandad el grado de santo a un sistema operativo móvil.

Según ha explicado el santo padre, visiblemente emocionado, el viacrucis que está sufriendo Windows Mobile, y la cantidad de veces que millones de personas enfurecidas lo han matado y enterrado en vida, le hacen más que merecedor de esta santa condición.

Así mismo, y desde el balcón de la Plaza de San Pedro, la máxima autoridad vaticana instó a miles de creyentes que allí le escuchaban, a no dejarse llevar por el odio a lo desconocido, a respaldar comprensivamente a los incomprendidos y a defender a las minorías contra la arrogancia y el despotismo de quienes se creen en posesión de la verdad absoluta.

Advertisements